Rosa Jové: “Se puede educar sin castigar; la palabra y la reflexión son buenos modelos”
Por
Regina de Miguel

23 marzo, 2018
Educación 3.0

¿Por qué ‘Una escuela más feliz’? ¿Qué percepción tiene de los centros escolares?
A lo largo de mi vida profesional me he dado cuenta de que a muchos niños no les gusta ir a la escuela: los pequeños lloran a la entrada, otros muestran dolores de cabeza y de barriga ante la idea de ir, y también están los que odian los lunes por todo lo que representan.
Un segundo grupo lo conformarían los que no muestras tanto su disgusto, pero que si les preguntamos si prefieren ir a la escuela o no normalmente responderían la segunda opción. Incluso existe un tercer grupo: son aquellos que se encuentran bien en el centro educativo, pero que cuando suena el timbre que marca el fin de la jornada escolar no pueden evitar salir en tropel y con alegría.
¿Qué estamos haciendo mal? Esta es la pregunta que me hice, y por eso me decidí a escribir un libro para hacer una escuela más feliz. No quiero decir que las escuelas no sean lugares felices, pero sí que podemos trabajar para que lo sean más y se convierta en ese lugar donde los niños quieran estar.
¿Cómo puede la escuela fomentar el sentimiento de felicidad entre los estudiantes y así estimular la emoción de aprender?
Entre los más básicos citaría la necesidad de adaptarse al siglo XXI, a eso que la UNESCO ya advirtió hace mucho tiempo, cuando dijo que el papel de las escuelas ya no ha de ser tanto transmitir conocimientos sino competencias: aprender a hacer, aprender a ser, aprender a convivir, aprender a conocer… Muchos centros tienen todavía pendiente su actualización a los retos que plantea la educación en este siglo, e intentar que los niños, cuando entran cada mañana la cara se les ilumine.
Construyamos una escuela más feliz. ¿Qué elementos potenciaría y cuáles suprimiría?
Suprimiría los deberes y los castigos. Se puede educar sin castigar, la palabra y la reflexión son buenos modelos. Los programas de mentorías también obtienen buenos resultados.
Potenciaría la estabilidad de las leyes de educación, la formación universitaria del profesorado, el reciclaje formativo de los docentes, los recursos económicos en educación, el excesivo arraigo de metodologías obsoletas y, para mi muy importante, la cohesión de la comunidad educativa: padres, docentes y alumnos deberían trabajar unidos.
Los vínculos entre maestros, familias y sociedad son cada vez más importantes. ¿Qué recomendaciones daría para fortalecer esta relación a tres bandas?
Fomentar más encuentros y dialogo entre ellos. No empezaría por encuentros formales, sino por informales: pequeños grupos entorno a un café para debatir temas, sin que haya diferencias entre padres y profesores. Posteriormente pasaríamos a reuniones más formales porque el grupo ya estaría cohesionado.
Por último, un pequeño test. ¿Qué le sugieren las siguientes palabras?
–Aula: un lugar lleno de posibilidades.
–Cambio: circunstancia que favorece la innovación.
–Educación: pieza fundamental en la construcción del ser humano.
–Ilusión: herramienta básica para la educación.
–Feliz: requisito imprescindible para aprender.
–Motivación: llave que abre el aprendizaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X